Cuando tomamos café debemos pensar de dónde viene mi café. ¿Sabemos que el café se hace pasando agua caliente por el café molido? Pero no podemos quedarnos ahí, debemos avanzar, tenemos que saber que el café viene como café verde desde el agricultor que lo cultiva, debemos saber que el café se tuesta, y que gracias a este tueste logramos que el café comience el proceso que caracteriza una taza de café. El café tostado y en grano, desde ahí debemos comenzar, no compremos café molido, si tenemos molino estamos mejorando mucho nuestra experiencia de nuestra taza de café. Si compramos el café molido, estamos en otra “división” en la experiencia sobre la taza de café. Cuando vemos el grano vemos tres elementos fundamentales: los aceites que “suda” el café, el color del grano y el tamaño del grano. El aceite nos habla del tiempo que lleva tostado, el color del grano nos predice cuerpo, acidez y aromas, y finalmente el tamaño nos habla de la calidad del producto cultivado, mayor grano mejor fruto en el campo.

Escucha “El café en grano es mejor” en Spreaker.